Un Estado que no se rigiera según la justicia se reduciría a una gran banda de ladrones

San Agustín de Hipona



DECÁLOGO DE ABRAHAM LINCOLN: DEBO RETRACTARME. PARECE SER QUE EN REALIDAD
PERTENECÍA AL REVERENDO J. H. Boetcker.
1. - Usted no puede crear prosperidad desalentando la Iniciativa Propia.
2. - Usted no puede fortalecer al débil, debilitando al fuerte.
3. - Usted no puede ayudar a los pequeños, aplastando a los grandes.
4. - Usted no puede ayudar al pobre, destruyendo al rico.
5. - Usted no puede elevar al asalariado, presionando a quien paga el salario.
6. - Usted no puede resolver sus problemas mientras gaste más de lo que gana.
7. - Usted no puede promover la fraternidad de la humanidad, admitiendo e incitando el odio de clases.
8. - Usted no puede garantizar una adecuada seguridad con dinero prestado.
9. - Usted no puede formar el carácter y el valor del hombre quitándole su
independencia (libertad) e iniciativa.
10.- Usted no puede ayudar a los hombres permanentemente, realizando por ellos lo que ellos pueden y deben hacer por sí mismos


El que tiene un derecho no obtiene el de violar el ajeno para mantener el suyo.

José Martí

Nadie puede ser perfectamente libre hasta que todos lo sean.
San Agustín

Los países libres son aquellos en los que son respetados los derechos del hombre y donde las leyes, por consiguiente, son justas.

viernes, 19 de septiembre de 2008

El juego y la corrupción....

Queda claro que carecen de saciedad, los corruptos.

Los hermanos Scioli serán los responsables del avance de estos delincuentes, con licencia para robar, cual patente de corso...

La imagen de Daniel Scioli es pésima.

La privatización de los hipódromos de San Isidro y La Plata, con el fin de llenarlos de tragamonedas, es un paso más en la desenfrenada carrera de la corrupción, manejada siempre por la misma persona.

Cristóbal López, beneficiario de la prórroga de un contrato ad-hoc, hasta 2032, firmado por el ex presidente Kirchner.

Gustavo Posse, intendente de San Isidro y Monseñor Casaretto de San Isidro, y Monseñor Aguer de La Plata, son los únicos que pueden parar este ataque del cártel del juego organizado