Un Estado que no se rigiera según la justicia se reduciría a una gran banda de ladrones

San Agustín de Hipona



DECÁLOGO DE ABRAHAM LINCOLN: DEBO RETRACTARME. PARECE SER QUE EN REALIDAD
PERTENECÍA AL REVERENDO J. H. Boetcker.
1. - Usted no puede crear prosperidad desalentando la Iniciativa Propia.
2. - Usted no puede fortalecer al débil, debilitando al fuerte.
3. - Usted no puede ayudar a los pequeños, aplastando a los grandes.
4. - Usted no puede ayudar al pobre, destruyendo al rico.
5. - Usted no puede elevar al asalariado, presionando a quien paga el salario.
6. - Usted no puede resolver sus problemas mientras gaste más de lo que gana.
7. - Usted no puede promover la fraternidad de la humanidad, admitiendo e incitando el odio de clases.
8. - Usted no puede garantizar una adecuada seguridad con dinero prestado.
9. - Usted no puede formar el carácter y el valor del hombre quitándole su
independencia (libertad) e iniciativa.
10.- Usted no puede ayudar a los hombres permanentemente, realizando por ellos lo que ellos pueden y deben hacer por sí mismos


El que tiene un derecho no obtiene el de violar el ajeno para mantener el suyo.

José Martí

Nadie puede ser perfectamente libre hasta que todos lo sean.
San Agustín

Los países libres son aquellos en los que son respetados los derechos del hombre y donde las leyes, por consiguiente, son justas.

sábado, 2 de agosto de 2008

La inseguridad política

Estar conectado con la realidad, no es precisamente un ejercicio de salubridad mental.

No es mi intención florearme con palabras seleccionadas de un buen diccionario del idioma.

Hace muy pocos días hemos asistido a un espectáculo lamentable de intolerancia cívica.

Un gobierno empecinado, en mantener sus "lineamientos" de un supuesto programa de gobierno, nos llevó a una crisis gravísima.

La presión de una ciudadanía que cantó basta para mí, salió a demostrar su disconformidad ante la increíble falta de tacto político, de parte de los responsables del Poder.

Cuando expreso, falta de tacto político, me refiero a la forma en la que intentaron llevar adelante su proyecto de limitación -supuesta-, del cultivo de la soja, pues el Estado mismo, viene arrendando enorme cantidad de tierras, especialmente de las Fuerzas Armadas, a los pool de siembra.

Esto tiene bastante similitud con el motín del té de Boston, de 1773. Que casualmente fue por el incremento de gravámenes aduaneros, hechos en forma arbitraria por la corona británica. No es mi intención abundar en detalles. Recomiendo leer "Motín del té en Boston", Wikipedia.

Todo es asombrosamente similar a nuestros hechos cercanos, con ataques a las viviendas de los involucrados, incluídos.

En la Argentina, lamentablemente, todo es de dudosa legitimidad. Pues el estandarte y reaseguro de la seguridad de los ciudadanos, que es el Parlamento, funcionaba si el Ejecutivo lo disponía.

Esto, que es gravísimo, a los ojos y entender de un ciudadano de cualquier paìs, en el que las instituciones republicanas funcionan a pleno. Aquí era tomado como parte del folclore de la corrupción aceptada, mansamente.

En este mismo Parlamento se han generado y degenerado leyes que permiten, que la referida inseguridad política, se convierta en inseguridad generalizada, especialmente la jurídica.

Y digo jurídica para referirme al asesinato de una familia, en particular de dos niños inocentes, pues los criminales gozaron de las ventajas de este insensato sistema.

Si todos los partícipes directos de la libertad de estos miserables no son enjuiciados, significa que las maratónicas sesiones de días pasados, son simplemente una payasada, que aceptaron para atenuar la repulsa ciudadana, ante un sistema que no funciona, definitivamente.

Las vidas segadas ya no tienen remedio. Tampoco sirve que hayan sido capturados rápidamente todos los autores.

Tampoco sirve que vuelvan a la cárcel.

Las cárceles son un foco de corrupción, directamente ingobernable.

También lo es la existencia de abogados que le consiguen la libertad a miserables, como los que mataron estos niños.

Pues si el sistema jurídico tiene agujeros por donde se escabullen estos contrahechos, debería haber una barrera ética en los profesionales del derecho, que haga de tapón para estas barbaridades legales.

Pido o pretendo demasiado.

Por dinero, le venden droga dentro de las cárceles.

Por dinero, los abogados les consiguen excarcelaciones.

Lo que no puedo entender muy especialmente cómo, y en base a qué informe, se le permitió la libertad.

Desde el Ministro de Justicia, para abajo, nos deben dar explicaciones, de este atentado contra la seguridad de todos los ciudadanos.

Alguien tiene que ir preso por estas libertades.

Soy enemigo de la pena de muerte.

Pero esta vez se me pasó por la cabeza.

La inseguridad política es la madre de las inseguridades.

Los padres, somos todos nosotros, por inacción.